El Arte de la Historia

La Historia no es una ciencia, es un arte. Anatole France

El Escudo Republicano


Escudo Republicano

Escudo Republicano

En estos días he leido en algunos blogs, dudas sobre que el escudo republicano tuviera una corona.

El escudo presenta una una corona mural. Se trata de una corona de oro con forma de muralla que en la República de Roma se otorgaba como premio a todos aquellos soldados que coronaban primero una muralla en un asalto o izaban el estandarte del Senado Romano en una ciudad invadida. Se trata por tanto de un símbolo militar y que reconocía un hecho notable en batalla.

Actualmente está presente en los escudos de varias localidades españolas (Tárraga, Seva, provincia de Gerona, etc.) y representaba en heráldica que no era una localidad dependiente del poder real y poseía como entidad sus derechos jurisdiccionales. Otras localidades presentaban (y actualmente algunas lo mantienen) en sus escudos coronas señoriales, condales, marquesales o ducales, según fuera el poseedor de los derechos jurisdiccionales de la misma.

En segundo lugar hay que señalar que se eliminan todas las referencias monárquicas clásicas del escudo tradicional: el cuartel central con las flores de lis de los borbones, las coronas reales e imperiales que coronaban (valga la redundancia) las columnas de Hércules, las olas representativas del Océano y la corona del león del cuartel perteneciente al reino leonés.

Cartel republicano

Cartel republicano

De todas formas la confusión duró algún tiempo, así en alguno de los carteles republicanos más difundidos el escudo sigue manteniendo las flores de lis borbónicas y las bandas de la bandera mantienen la disposición tradicional, siendo la amarilla el doble de ancha.

Aquí reproduzco el decreto en el cual se definen la bandera y el escudo de la II República Espñaola.

Decreto del 27 de abril de 1931 del gobierno provisional de la República publicado por la Gaceta de Madrid el 28 de abril de 1931

Adoptando como Bandera nacional para todos los fines oficiales de representación del Estado, dentro y fuera del territorio español, y en todos los servicios públicos, así civiles como militares, la bandera tricolor que se describe.

El alzamiento nacional contra la tiranía, victorioso desde el 14 de abril, ha enarbolado una enseña investida por el sentir del pueblo con la doble representación de una esperanza de libertad y de su triunfo irrevocable. Durante más de medio siglo la enseña tricolor ha designado la idea de la emancipación española mediante la República. En pocas horas, el pueblo libre, que al tomar las riendas de su propio gobierno proclamaba pacíficamente el nuevo régimen, izó por todo el territorio aquella bandera, manifestando con este acto simbólico su advenimiento al ejercicio de la soberanía.

Una era comienza en la vida española. Es justo, es necesario, que otros emblemas declaren y publiquen perpetuamente a nuestros ojos la renovación del Estado. El Gobierno provisional acoge la espontánea demostración de la voluntad popular, que ya no es deseo, sino hecho consumado, y la sanciona. En todos los edificios públicos ondea la bandera tricolor. La han saludado las fuerzas de mar y tierra de la República; ha recibido de ellas los honores pertenecientes al jirón de la Patria. Reconociéndola hoy el Gobierno, por modo oficial, como emblema de España, signo de la presencia del Estado y alegoría del Poder público, la bandera tricolor ya no denota la esperanza de un partido, sino el derecho instaurado para todos los ciudadanos, así como la República ha dejado de ser un programa, un propósito, una conjura contra el opresor, para convertirse en la institución jurídica fundamental de los españoles. La República cobija a todos. También la bandera, que significa paz, colaboración de los ciudadanos bajo el imperio de justas leyes. Significa más aún: el hecho, nuevo en la Historia de España, de que la acción del Estado no tenga otro móvil que el interés del país, ni otra norma que el respeto a la conciencia, a la libertad y al trabajo. Hoy se pliega la bandera adoptada como nacional a mediados del siglo XIX. De ella se conservan los dos colores y se le añade un tercero, que la tradición admite por insignia de una región ilustre, nervio de la nacionalidad, con lo que el emblema de la República, así formado, resume más acertadamente la armonía de una gran España.

Fundado en tales consideraciones y de acuerdo con el Gobierno provisional, Vengo en decretar lo siguiente:

1. Se adopta como bandera nacional para todos los fines oficiales de representación del Estado dentro y fuera del territorio español y en todos los servicios públicos, así civiles como militares, la bandera tricolor que se describe en el art. 2º de este Decreto.

2. Tanto las banderas y estandartes de los Cuerpos como las de servicios en fortalezas y edificios militares, serán de la misma forma y dimensiones que las usadas hasta ahora como reglamentarias. Unas y otras estarán formadas por tres bandas horizontales de igual ancho, siendo roja la superior, amarilla la central y morada oscura la inferior. En el centro de la banda amarilla figurará el escudo de España, adoptándose por tal el que figura en el reverso de las monedas de cinco pesetas acuñadas por el Gobierno provisional en 1869 y 1870.

Duro de 1869 Cruz

Duro de 1869 Cruz

En las banderas y estandartes de los Cuerpos se pondrá una inscripción que corresponderá a la unidad, Regimiento o Batallón a que pertenezca, el Arma o Cuerpo, el nombre, si lo tuviera, y el número. Esta inscripción, bordada en letras negras de las dimensiones usuales, irá colocada en forma circular alrededor del escudo y distará de él la cuarta parte del ancho de las bandas de la bandera, situándose en la parte superior y en forma que el punto medio del arco se halle en la prolongación del diámetro vertical del escudo. Las astas de las banderas serán de las mismas formas y dimensiones que las actuales, así como sus moharras y regatones, aunque sin otros emblemas o dibujos que los del Arma, Cuerpo o Instituto de la unidad que lo ostente, y el número de dicha unidad. En las banderas podrán ostentarse las corbatas ganadas por la unidad en acciones de guerra.

3. Las Autoridades regionales dispondrán que sucesivamente sean depositadas en los Museos respectivos las banderas y estandartes que hasta ahora ostentaban los Cuerpos armados del Ejército y los Institutos de la Guardia Civil y Carabineros. El transporte y entrega de dichos emblemas se hará con la corrección, seriedad y respeto que merecen, aunque sin formación de tropas, nombrándose por cada Cuerpo una Comisión que, ostentando su representación, realicen aquel acto, y formándose la Comisión receptora por el personal del Museo.

4. Las escarapelas, emblemas y demás insignias y atributos militares que hoy ostentan los colores nacionales o el escudo de España, se modificarán para lo sucesivo, ajustándolas a cuanto se determina en el artículo 2º.

5. Las banderas nacionales usadas en los buques de la Marina de guerra y edificios de la Armada, serán de la forma y dimensiones que se describen en el art. 2º. Las banderas de los buques mercantes serán iguales a las descritas anteriormente, pero sin escudo. Las banderas y estandartes de los Cuerpos de Infantería de Marina y Escuela Naval serán sustituidas por banderas análogas a las descritas para los Cuerpos del Ejército. Las astas, moharras y regatones se ajustarán asimismo a lo que se dispone para las de los Cuerpos del Ejército.

6. Las Autoridades departamentales y Escuadra dispondrán que sucesivamente sean depositadas en el Museo Naval las banderas de guerra regaladas a los buques y estandartes que hasta ahora ostentaban los Regimientos de Infantería de Marina y Escuela Naval. El transporte y entrega de estas enseñas se hará con la corrección, seriedad y respeto que merecen, aunque sin formación de tropa, nombrándose por cada Departamento o buque una Comisión receptora por el personal del Museo.

7. Las escarapelas, emblemas y demás insignias y atributos militares que hoy ostentan los colores nacionales o el escudo de España se modificarán para lo sucesivo, ajustándolas a cuanto se determina en el artículo 2º.

Salud y República.

Anuncios

2 comentarios el “El Escudo Republicano

  1. m,aría
    30 abril 2015

    En otros lugares he leido que la “Corona Mural” en España representa a Castilla. Puede ser ¿porqué no?

  2. Francisco Arroyo Martín
    2 mayo 2015

    Hola María: No, esta corona no tiene nada que ver con Castilla; ni tan siquiera representa un castillo: representa una muralla y significa lo que digo en la entrada. Curiosamente esta corona es más utilizada en los reinos de la Corona de Aragón que en los de la castellana: así la encontrarás (con diferentes número de almenas, dependiendo de la características de la entidad) en los escudos de la provincia de Gerona, de la comarca de la Ribera del Ebro, del Consejo insular de Ibiza, de los municipios de Térrega, Terrada, Xerta, etc. Si bien, también, lo lucen entidades de los antiguos reinos de la Corona de Castilla como Cartagena o la provincia de Almería. También, lo encontramos en entidades sudamericanas como por ejemplo Sogamoso de Colombia, Portoviejo de Ecuador, Coyhaique y San Bernardo, Los Ángeles, San Jose de Buena Vista de Curico en Chile, Canovanas de Puerto Rico, etc.
    Muchas gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 abril 2009 por en Cultura, Historia, República, Siglo XX, Sociedad y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: