El Arte de la Historia

La Historia no es una ciencia, es un arte. Anatole France

San Nicasio, obispo y mártir


San Nicasio en la catedral de Reims

En Leganés, con la llegada de octubre llegan las fiestas de San Nicasio que celebramos con regocijo y alborozo en honor de nuestro santo patrón, pero a buen seguro que muchos también lo celebramos con desconocimiento de quién era este buen hombre. Pues a pesar de tratarse del santo patrón de Leganés desde tiempos inmemoriales es muy poco conocido en general; y aunque cuenta con una Hermandad desde hace más de quinientos años y es venerado por muchos lugareños tiene un escaso arraigo popular, como demuestra que en España existan apenas 3.300 personas que porten ese nombre. Y todo ello, empero de tratarse de un santo muy milagrero, pues según un documento del archivo de la iglesia de Regnes nada más y nada menos que “cura la desintería, calenturas, romatismos, miembros rotos, da abla a mudos, postemas, fluxo de sangre, sangre lluvia y resucita muertos (el subrayado es mío).

Para empezar hay dos San Nicasio con vidas muy similares, los dos son venerados en Francia, los dos fueron obispos, uno, de Rouen (el de Leganés) y otro de Reims, ciudades, además, muy cercanas entre sí, los dos murieron decapitados, los dos hicieron “cosas inverosímiles” después de perder la cabeza, los dos fueron martirizados conjuntamente con fieles seguidores,… En definitiva, muchas coincidencias que hacen pensar en un mismo mito caído en desuso y revitalizado más tarde por la imaginería cristiana. Incluso san Dionisio (Saint Denis, patrón de París) tuvo una vida y muerte muy parecida a estos “San Nicasio”. Las grandes diferencias entre el San Nicasio de Rouen y el de Reims radican en el origen: el de Rouen era griego, ateniense para más señas, y el otro era galo; la época: el “nuestro” anduvo en este terrenal mundo por el siglo I, y el segundo en el V; y en sus verdugos: así, al primero lo mataron los romanos y al segundo los vándalos o los hunos (en esto, como en el año, hay discrepancia). Pero la diferencia más clara es que el San Nicasio de Rouen se celebra el 11 de octubre y el de Reims el 14 de diciembre.

Nicasio es un nombre griego derivado del nombre de la diosa helena de la victoria: Niké (Νίκη). Y su significado es “El Victorioso”, “El Triunfante”. Comparte etimología con Nicanores, Nicetos, Nicandros, Nicomedes y Nicolases y significado con Victores y Vicentes. Según algunos autores San Nicasio era discípulo de Dionisio de Areopagita convertido al cristianismo por San Pablo y que para muchos erróneamente era el mismo San Dionisio obispo de París y que antes lo fue de Atenas y que murió decapitado en Montmartre junto con sus discípulos San Rústico y San Eleuterio, lo que no parece que sea lo más acertado.

Todo indica que Nicasio era un seguidor de los areopagitas atenienses pero que no conoció a San Pablo y que viajara a Roma a finales del siglo I y desde allí el papa San Clemente le enviara a predicar la buena nueva a la Galia como obispo de Rouan, entonces unas de las ciudades más prósperas de esa provincia romana. La tradición católica le hace peregrinar por gran parte de Francia en dirección a Rouan, adonde, por cierto, nunca llegará. En el camino es incontable el número de conversos que va haciendo a su paso y de los grandes milagros que obra. Entre estos destaca la victoria sobre un dragón (como haría después, en el siglo IV, San Jorge; que también murió decapitado, por cierto) que tenía aterrorizados y subyugados a los habitantes de la región de Pontoise, al norte de la actual París, o la expulsión de una caterva de demonios que moraban en una caverna en esa misma zona normanda.

El caso fue que las andanzas de Nicasio y de sus fieles discípulos Escubículo y Quirino, dieron que hablar y el gobernador romano de Lutecia los mandó apresar. Después de negarse los santos varones a venerar a Marte fueron martirizados hasta que finalmente se ordenó su muerte por decapitación en la ciudad de Écos. Lo más curiosos de la historia y lo verdaderamente inusual se produjo tras este suceso, pues cuenta la tradición católica que Nicasio una vez que perdió la cabeza se agachó, la cogió con sus propias manos y se lanzó a la carrera como si fuera el zaguero de la selección francesa de rugby. Atravesó sembrados, ascendió colinas y cruzó ríos, hasta que llegó a Gasny situada a una decena de kilómetros, donde, no sabemos si como fruto de la pérdida de la cabeza, por puro agotamiento o porque creyó llegar a la línea de ensayo, cayó al suelo y exhausto depositó su cabeza en el lugar donde después se alzaría un templo en su honor y memoria.

Iglesia de San Nicasio de Rouem

Evidentemente existe otra versión más racional pero menos lírica. Con toda seguridad los restos de los santos decapitados fueron arrojados como alimentos de fieras y alimañas para mayor escarnio y advertencia para los que negaran la religión oficial de Roma. Parece ser que algunos cristianos capitaneados por una joven llamada Pience y por un sacerdote pagano convertido al cristianismo llamado Clair de Beauvais, robaron los despojos y los enterraron en lugar seguro, donde con el paso del tiempo se construyó un templo y el priorato benedictino de San Nicasio que alcanzó un gran apogeo económico fruto de la tradición que nos dice que San Nicasio siguió obrando milagros después de su muerte. Así, en siglo XI aparecieron los que algunos decían que eran restos del santo, para comprobar su santidad se decidió quemarlos, y milagrosamente no sólo no ardieron las reliquias,… ni tan siquiera se chamuscó el paño que las envolvía. En el siglo siguiente el santo se las ingenió para poner en evidencia al noble del lugar que había suspendido el derecho que la iglesia de San Nicasio en Gasny tenía en el mercado local y además no había cumplido varias promesas con la parroquia, y, así, impidió que sus restos se sacasen en rogativa a pesar de utilizar para ello las fuerza de veinte hombre y otras tantas bestias, hasta que el conde del lugar pidió perdón y subsanó sus tropelías con la iglesia del santo.

A partir de aquí fue un no parar: curó de calenturas cuartanas (paludismo) a un joven belga; a otra mujer la curo de una hemiplejía con tan sólo el roce de las reliquias; un anciano ciego recuperó la vista; a otro joven le sanó los huesos rotos de brazos y piernas; llegó incluso a curar a un niño que había nacido ciego, sordo y mudo. Pero el milagro más sonado fue el que realizó con una joven llamada Elena que cayó muerta de repente en la iglesia, allí quedó su cuerpo para recibir sepultura y el párroco dirigió una oración pidiendo auxilio a los santos mártires; cuando volvieron a enterrar el cuerpo de la joven asombrados descubrieron que estaba vivita y coleando y dando gracias a San Nicasio que se le había aparecido y “después de mostrado el lugar lleno de delicias, le mandó que se bolbiesse a la casa de sus padres”. De todas formas el santo no estaba para bromas, pues se cuenta el caso de que después de curar a una niña de una inflamación en los pies que le impedía andar, sus padres no cumplieron con la ofrenda anual que le prometieron al santo y este no se cortó y la inflamación volvió a los pies de la niña en el doble de su tamaño, tras el arrepentimiento de los padres el santo repitió el milagro; parece que ya nunca se les olvidó el voto.

Se trata de un caso evidente de propaganda milagrera que busca que los fieles depositen sus esperanzas y sus ofrendas en el santo local y contribuyan así al engrandecimiento de la parroquia. No les debió de ir mal a los benedictinos si la fama de este santo llegó a Leganés, entonces una pequeña aldea castellana de labriegos y hortelanos que pusieron su fe en este santo con la confianza de que les protegería de las fiebres e infecciones tan frecuentes en un lugar tan legamoso. No sabemos a ciencia cierta el momento de la advocación a este santo si bien la primera referencia documental aparece en las Relaciones de Lorenzana, en 1580, donde se dice que el lugar “tiene voto de guardar el día de señor San Nicasio que votaron los antiguos de él por la pestilencia que un tiempo dicen haber habido”, lo que si está confirmado que desde inicios del siglo XVII existe una Cofradía en el lugar encargada de mantener el voto al santo.

La imagen del santo que se pasea en procesión por Leganés tiene poco que ver con la iconografía tradicional que nos presenta a este santo decapitado y sujetando su propia cabeza, representación que se repite con varios santos lo que seguramente ha llevado a algunos a confundir al Sant Denis representado en al catedral de París con nuestro San Nicasio. De todas formas, el santo, de alguna manera se sale con la suya, al esconder la cabeza cuando pasa por debajo de la vía, en el “puente de Simago”, en su anual paseo por las calles de Leganés.

Pero en esto de estatuas,… ¿Qué decir Sobre la que realizó Miguel Zapata en honor de San Nicasio y que está situada en la cercanía de la iglesia? Está más cerca de la imagen de un fiero guerrero de la antigüedad que de un benévolo obispo; la capa magna parece una pesada adarga, el báculo obispal una amenazadora pica, y la mitra… ¿es o no es clavadita a un casco de guerra griego? Yo la llamo “Nicasiator”.

San Nicasio de Miguel Zapata (“Nicasiator”)

Artículo publicado en la Revista Cultural EL ZOCO, nº 11, Ver revista

Sobre los retablos de San Nicasio ver: Los retablos de la iglesia de San Nicasio de Leganés

© Francisco Arroyo Martín. 2010

Para citar este artículo desde el blog:

ARROYO MARTÍN, Francisco. San Nicasio, obispo y mártir. (https://elartedelahistoria.wordpress.com/2010/12/05/san-nicasio-obispo-y-martir//). 2010

16 comentarios el “San Nicasio, obispo y mártir

  1. 999
    15 febrero 2011

    cuidese el que puso este texto besos muua***********

  2. 999
    15 febrero 2011

    me gusto mucho porfa escribe otro el quien hizo esta pagina los quiero mucho*********************************************

  3. Aidan Menavusar
    22 diciembre 2011

    Fue preconizado obispo titular de la diócesis de León un 19 de marzo de 1863 y consagrado el 12 de julio del mismo a o por el obispo Fray Francisco de la concepción Ram rez.

  4. JESÚS Mª MENDÍVIL CAMPO
    16 octubre 2012

    HE VISTO UNA IMAGEN DE SAN NICASIO DE REIMS EN LA COLEGIATA DE SANTA Mª LA MAYOR DE BOLEA (HUESCA), EN EL RETABLO DE LA IZQUIERDA DEL ALTAR MAYOR DEDICADO A SAN SEBASTIÁN Y QUE EN EL FOLLETO DICE SER OBRA GÓTICO-FLAMENCA DE GIL DE BARBANTE
    .

  5. JESÚS Mª MENDÍVIL CAMPO
    16 octubre 2012

    ERROR. GIL DE BRABANTE

  6. apokliptik_dream@hotmail.com
    11 julio 2014

    Qué mala redacción tienes, por sacrílego algo te pasará y ni San Nicasio te salvará!

  7. Francisco Arroyo Martín
    12 julio 2014

    Querido amigo:
    Gracias por tu comentario y lamento que no te guste como redacto, pero lo tienes fácil…: no lo leas.
    Sobre lo del sacrilegio te aseguro que no es mi intención serlo y creo no haber profanado nada con este post; estoy seguro que San Nicasio no tendrá que interceder por mí por esto, quizás por otros pecados….

  8. M. Montes
    21 julio 2014

    Me gustaría tu comentario sobre el retablo actual de Arencíbia, totalmente fuera de lugar en relación a la edificación de Ventura Rodríguez que lo contiene, El anterior, aunque sencillo, era mas digno y parecido al original, según grabado de Juan Antonio Salvador Carmona, con diseño de Ventura Rodríguez en 1773.

  9. Francisco Arroyo Martín
    12 agosto 2014

    Estimado amigo: Respecto a lo que me pides he de decirte que soy amigo de Luis Arencibia, con lo cual mi objetividad va a estar limitada irremediablemente; pero recojo el guante e intentaré hacer un post en estos días. En cualquier caso, tienes abierto mi blog para insertar una entrada con tu nombre si así lo deseas.
    Un saludo y muchas gracias por tu aportación.

  10. M. Montes
    5 septiembre 2014

    Buenas tardes, Dime como puedo hacerte llegar copia del grabado de San Nicasio, realizado por J, A, Salvador Carmona en 1773. Lleva la siguiente lectura:
    IMAGEN Y ALTAR DE SAN NICASIO ARZOBISPO DE ROAN, PATRONO DE LA VILLA DE LEGANES-
    Se venera en su Templo extramuros de dha. Villa, estan concedidos 240 de Indulgª rezando un Padre nuestro, y orando por la Salud de su Magestad y Personas Reales, exaltacion de la Fe y extirpacion de las Herejias.
    Tienes mi e-mail

  11. Pingback: Los retablos de la iglesia de San Nicasio de Leganés | El Arte de la Historia

  12. Francisco Arroyo Martín
    16 septiembre 2014

    Para todos aquellos interesados en el San Nicasio de Leganés ver la entrada sobre los retablos de la iglesia de San Nicasio

  13. Ana
    16 noviembre 2014

    Muchas gracias por el artículo, me ha gustado mucho, nada sabía de este santo.
    Dios le bendiga.

  14. Pingback: Personajes que dan nombre a las paradas de Metro |

  15. Pingback: Historia de Leganés: La leyenda de San Nicasio ~ Leganés Activo

  16. Pingback: San Nicasio… de París a Madrid – exprimehistorias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: